¡Atención! Tribuna SUR utiliza cookies que mejoran la forma en que disfruta de nuestra web.

Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies de conformidad con nuestra política de cookies en http://tsur.es/cookies

Acepto
alojamiento wordpress Dirige una cabecera de Tribuna SUR

Tribuna SUR Andalucía

Siguenos en Facebook Instagram SoundCloud Twitter Canal Youtube

 

Una hormona de la leche materna, clave para el metabolismo de los neonatos

  • Un compuesto presente en la leche materna, llamado factor de crecimiento fibroblástico 21 (FGF21), desempeña un papel clave en la absorción de nutrientes y la regulación de la función intestinal de los recién nacidos. Asimismo, contribuye a mejorar su crecimiento durante las primeras semanas de vida, así como su perfil metabólico, según un estudio publicado en la revista Scientific Reports. 

| Salud | 16 Septiembre 2015 12:02 hrs.
 
Etiquetado como

Un estudio sobre la hormona FGF21 presente en la leche concluye que el también denominado factor de crecimiento fibroblástico 21 tiene un papel clave en la absorción de nutrientes y la regulación de la función intestinal de los recién nacidos.

Los resultados del proyecto se han publicado en la revista Scientific Reports por un equipo científico liderado por el catedrático Francesc Villarroya, del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Barcelona (UB), en colaboración con el Centro de Investigación Biomédica en Red de Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn, dependiente del Instituto de Salud Carlos III) y con el Instituto Danone.

La FGF21 es una hormona producida por el hígado que está presente en el cuerpo humano de forma natural; aunque en algunas personas es más activa que en otras. Hasta ahora se conocía su acción favorable sobre el metabolismo de las grasas y la absorción del azúcar; por lo que se le atribuían propiedades antidiabéticas y antiobesidad.

La investigación liderada por Villarroya, que también es director del Instituto de Biomedicina de la UB (IBUB), ha demostrado que, al pasar al recién nacido a través de la leche materna, la hormona FGF21 actúa sobre el intestino, donde estimula la producción de enzimas que favorecen la absorción de la lactosa y de otras hormonas gastrointestinales que ayudan a asimilar correctamente los nutrientes.

El resultado es que loneonatos presentan un mejor perfil metabólico y un desarrollo superior en un 25 % al de los recién nacidos que no reciben este compuesto. Para llegar a esta conclusión, los investigadores han utilizado animales de laboratorio, en los que han observado las diferencias entre un grupo de neonatos que recibía leche natural de la madre y otro que también recibía leche de su madre de la que se había eliminado la hormona FGF21.

Publicado en Salud
Lactancia Lactancia UAB

alojamiento wordpress