Inicio Fuengirola El PP de Fuengirola se niega a quitarle una calle a la...

El PP de Fuengirola se niega a quitarle una calle a la esposa del ministro franquista Girón

Los populares votaron en contra de la moción presentada por los socialistas para cumplir con la Ley de Memoria Histórica y Democrática andaluza, que se incumple en el municipio por más de una decena de símbolos franquistas incluyendo una calle a María Josefa Larrucea, esposa del ministro franquista José Antonio Girón.

416
0
Compartir
Calle María Josefa Larrucea

En el pleno acaecido esta mañana en el Ayuntamiento de Fuengirola se ha debatido la moción socialista presentada el mes pasado sobre el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica y Democrática, que instaba al consistorio a realizar un inventario de los símbolos y referencias que iban en contra de la Ley aprobada en el Parlamento. Por su parte, el Partido Popular, tras el silencio absoluto durante el tiempo de debate, utilizaron el derecho a explicación de voto tras la votación para excusarse ante su negativa de llevarla a cabo y, así, tener la última palabra tras el propio presentante de la iniciativa. Su pretexto ha sido que se cumplirá con la legislación cuando sea necesario y obligatorio (que, según la normativa, será en 18 meses máximo).

Uno de los asuntos más polémicos (y que ha contado con el mutismo absoluto por parte del PP) ha sido la exposición de la calle María Josefa Larrucea, esposa del ministro franquista José Antonio Girón, quien contaba con la complicidad y el cariño de la ex alcaldesa Esperanza Oña, como manifestó el portavoz socialista José Manuel Serrato reproduciendo unas declaraciones de la misma en el año 1995, en las que ensalzaba su carácter “progresista”.

Entre los muchos motivos por los que los socialistas han defendido la necesidad de eliminar esa nomenclatura, se encuentra el hecho de que los negocios de Girón están íntimamente ligados con Juan Hoffman, antiguo traductor del ejército nazi y calificado como miembro peligroso de la Gestapo. Hoffman se convirtió en testaferro de Girón cuando, en 1949, compró por la mísera cantidad de 90.000 pesetas un terreno de casi 40.000 metros cuadrados a unos campesinos fuengiroleños amenazados con la expropiación, para ser vendida al año siguiente a María Josefa Larrucea por 15.000 pesetas. El matrimonio Girón Larrucea también es ampliamente conocido en Fuengirola por ocupar una residencia de 900 metros cuadrados que contravenía el Plan General de Urbanismo de Fuengirola y que supuso la destrucción del 20 al 30% del yacimiento iberopúnico existente en la ladera del Castillo Sohail.

Mientras el ponente popular, Rodrigo Romero, centraba su exposición en que “ya se realizará cuando sea obligatorio”, Serrato ha recordado que son más de 700 las fosas comunes que aún existen en Andalucía, y que la existencia de homenajes como el de la mujer de un ministro franquista son un insulto a quienes aún no saben dónde están enterrados sus ascentros. Por su parte, Romero ha calificado la venta de elementos franquistas y nazis en el mercadillo de los sábados de la ciudad como “meros recuerdos bélicos”.

DEJA TU COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here